El reto de las criptomonedas

En el mundo actual, la mayoría de las transacciones financieras corresponden al dinero electrónico. Algunos analistas financieros creen que las criptomonedas será el dinero del futuro. Hasta ahora existen más de 1000 criptomonedas pero en cualquier proceso económico de expansión aparecen muchas y pero al final sólo sobrevivirán las más fuertes. Por el momento, las criptomonedas deben superar algunos obstáculos para convertirse en una referencia mundial.

Resulta curioso, que las primeras monedas de la historia, que aparecieron el siglo IV antes de Cristo, estuvieran fabricadas por una aleación de oro y plata, conocida como electro.

Desde la antigua Grecia hasta el presente, el concepto del dinero y la moneda se ha ido transformando. Ahora hablamos de criptomonedas, Bitcoin, Ether, etc.  Pero antes llegar aquí debemos referirnos a la confianza, que es el factor que sustenta cualquier transacción. Es aquí donde radica el verdadero valor de una moneda que se basa en la fe que tiene una comunidad respecto a una economía y que nos permita intercambiar bienes y que no está respaldada por metales preciosos o una promesa de pago sino respecto al valor total de la producción de una economía en general. Si a una economía o a un país le va bien, el valor de la moneda se incrementa relativamente respecto a otras y pierde valor si sucede lo contrario.

Como decía Adán Smith en la Riqueza de las Naciones que “el dinero no puede servir para otro propósito que comprar bienes”. Las monedas son instrumentos de cambios que nos permiten la compra de artículos o mercancías y podemos  usar desde conchas marinas hasta Bitcoin. Las monedas cumplen con dos funciones básicas sirven como medio de cambio o como reserva de valor.

En  las economías modernas empleamos el dinero digital y se refiere a cualquier medio de intercambio monetario que se haga por un medio electrónico. Por tanto, al ejecutar una transferencia de dinero desde un banco hacia otra cuenta bancaria, se está usando dinero digital o cuando se paga con la tarjeta de crédito. La mayoría de las personas  aceptamos o confiamos en el dinero digital.

También existe el dinero virtual y que únicamente existe en forma digital. Este tipo de dinero es usado principalmente a través de los videojuegos donde los usuarios pueden adquirir armas mágicas u objetos, ya viene funcionando desde hace algún tiempo.

El valor del dinero en una economía está centralizado por las autoridades monetarias, así que la expansión y la disminución de la oferta monetaria incide sobre la inflación de una economía de un país y afecta el valor de sus monedas. Por otra parte, Las criptomonedas son un subgrupo o una variedad del dinero virtual que están protegidas por criptografía y no tienen un emisor definido, lo que significa que no hay un banco central o gobierno que regule su oferta.

Una criptomoneda es un dinero virtual y luego es un dinero digital en este mismo orden y no al revés, porque no está sujeto a un control centralizado, sino que la seguridad de sus transacciones está basado en técnicas de cifrado y códigos que evitan la manipulación de la oferta por parte de sus miembros. Por tanto, la fortaleza de las criptomonedas como dinero digital se basa en una tecnología de cadena de bloques o “blockchain” que consiste en una enorme base de datos donde están inscritas las operaciones financieras y que resuelve los problemas de confianza y reciprocidad respecto  la expansión o disminución de su oferta que ejerce un banco central.

Entre las criptomonedas más conocidas destaca el Bitcoin se puede usar para transacciones internacionales; no presenta tarifas de conversión y sus tarifas de transacción son relativamente bajas.

El interés por las criptomonedas aumenta y por esta razón su influencia a nivel mundial. Sin embargo,  enfrenta unas barreras y regulaciones para convertirse en una referencia como medio de pago legítimo para fines legales.

Autor: Francisco Javier Martínez