COLOMBIA (AndeanWire, 23 de Octubre de 2014) El programa Rutas Integrales de Empleo para víctimas del conflicto armado del Ministerio del Trabajo busca restituir las capacidades laborales de esta población, con el objeto de potenciar su enganche laboral en el sector productivo del país.En ceremonia especial 608 personas víctimas del conflicto armado de Pereira y Manizales, recibieron de manos del presidente de la República, Juan Manuel Santos y de la delegada del Ministerio del Trabajo, Lina Arbeláez, el diploma que los certifica como técnicos en Mercadeo, Ventas y Publicidad con énfasis en Call Center. Igualmente, algunos de ellos recibieron el título de bachiller.

Después de recibir formación técnica y a la medida de la demanda del sector privado y empresarial, el 81 por ciento de estas personas se encuentran vinculadas laboralmente en empresas como Claro, Direct TV, Davivienda, y Homecenter, entre otras. El grupo restante se encuentra con contrato de aprendizaje, con prácticas remuneradas.

Los beneficiarios que recibieron su título en el Centro de Convenciones Expofuturo de la Villa Olímpica de Pereira, hacen parte del programa de Rutas Integrales de Empleo Rural y Urbano, "Formación para el Trabajo a la Medida", que lidera el Ministerio del Trabajo, bajo la dirección de la coordinadora del Grupo de Equidad Laboral, Lina Arbeláez.

"Esta es una gran apuesta que se hace desde el Ministerio en la construcción de un país en paz y con oportunidades para todos. El trabajo dignifica y le permite a la población tener un proyecto de vida autónomo y digno. Cabe resaltar que este tipo de programas tienen un enfoque diferencial para la población afro, indígena y las mujeres, quienes representan a más del 60% de la población desplazada", precisó Arbeláez.

La propuesta surgió dando alcance a la Ley 1448 de 2011 (Ley de Víctimas) y su decreto reglamentario 4800, en el que responsabiliza al Ministerio del Trabajo "de diseñar, coordinar y realizar el seguimiento a los programas y proyectos especiales para la generación de empleo rural y urbano que apoyen el auto-sostenimiento de la población víctima del conflicto armado", como medida de reparación.

Fue así, como desde el Ministerio se desarrolló una política pública, que como primera medida diferenció lo urbano de lo rural, en la cual tuvo en cuenta las condiciones socio-laborales de las víctimas, el potencial productivo del territorio y en un marco de alianzas público-privadas que garantiza la pertinencia de los programas.

Todos los programas cuentan con acompañamiento de psicólogos, seguimiento a los procesos para la prevención de la violencia de género y la posibilidad de validar el bachillerato.

Durante la vigencia 2013, el Ministerio del Trabajo, con la ayuda del programa de Transformación Productiva de Bancoldex, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas- UARIV y el Departamento para la Prosperidad Social-DPS, adelantó un proceso de identificación de necesidades de mano de obra calificada en el sector productivo de varias ciudades del país.

Con esto en mente, se desarrollaron programas de formación para el trabajo que complementan la oferta actual del SENA y logran incluir a la población víctima del conflicto armado en el mercado laboral.

Los sectores seleccionados fueron BPO's y Contact Center (Servicios de Call Center), Soldadura, Logística, Transporte, Autopartes, Confecciones, Hotelería y Turismo, Calzado y Barismo, con los que se beneficiará en los próximos dos años a más de 10 mil personas.

Fuente: mintrabajo.gov.co