COLOMBIA (AndeanWire, 08 de Octubre de 2014) Aunque la disponibilidad de la energía sigue siendo un factor clave en el sector salud, existen otros puntos críticos asociados a la satisfacción del paciente, al rendimiento financiero, la productividad y la seguridad de los datos, son uno de ellos.Es absolutamente indudable que la disponibilidad energética es crucial en el campo de la salud.  Por esta razón, los establecimientos de salud no sólo tienen excelentes generadores de copias de seguridad y arquitectura eléctrica, sino también de protección de energía, tales como un UPS (suministro de energía ininterrumpido) con los más altos niveles de redundancia posibles.

 

Por ejemplo, en un centro de atención de salud, el nivel más crítico para la disponibilidad, es específico para quirófanos, salas de cuidados intensivos, entre otras aplicaciones.  Es imposible pensar en operar sin energía, iluminación ni sistemas de información en estos entornos médicos y por lo tanto estas áreas siempre deben contar con provisión de energía de forma constante.

Schneider Electric sabe cómo garantizar un enfoque integral y asegurar la gestión de la energía para las instalaciones médicas. Con soluciones como Secure Power, para el segmento del cuidado de la salud, y se aborda como parte de los requerimientos eléctricos de arquitectura y de instalación.

Los centros de salud también deben cumplir las siguientes condiciones:

 

1.      Mejorar el rendimiento financiero. Cumpliendo este objetivo, las ganancias pueden invertirse en el diseño y la arquitectura de la infraestructura energética, apoyadas por el monitoreo basado en software el cual ofrece a los administradores de las instalaciones una vista de toda la instalación de la cantidad de energía que se consume en cada sistema, y en qué momento del día.

 

2.      Mejorar la productividad. Todo se digitaliza en un hospital actual. Los registros en papel y las imágenes emitidas en la película quedaron en los viejos tiempos. Con una sólida infraestructura que garantice la seguridad, hay que percatarse de que los sistemas que transmiten la información del paciente y las imágenes digitales fluyan. Esto a su vez significa que los profesionales médicos no pierdan tiempo o no tengan que volver a hacer el mismo trabajo.

 

3.       Seguridad de datos. Los servidores que mantienen los registros de los pacientes o los datos del sistema de información del hospital supuestamente son menos críticos que un equipo de soporte vital, sin embargo tales datos deben ser confidenciales y protegidos de pérdidas con software de gestión de sistemas de seguridad de inicio de sesión y autorización, además de sistemas de seguridad física tales como control de acceso y sistemas de televisión de circuito cerrado.

 

4.      Mejorar la satisfacción del paciente. Los pacientes también son clientes, es por los centros médicos anuncian en los medios de comunicación. Así que no sólo es una necesidad por razones de satisfacción del cliente para mantener registros seguros, también es importante proteger a las modalidades y sistemas de información para que los pacientes no tengan que esperar más tiempo debido a que un sistema está expuesto a los retrasos o fallos por la falta de protección.