Paul Romer ya no es el jefe del Banco Mundial

A raíz de la polémica que se inició en el gobierno chileno con los informes “inmorales” emitidos por la polémica lista global de países financieros de Doing Bussines, el jefe del Banco Mundial renunció de su cargo.  El escándalo agitó la estructura interna del gobierno quien exigió una investigación completa ante las declaraciones polémicas de Paul Romer.  

El ranking de Doing Business se encarga de hacer una lista de las peores y mejores disposiciones de cada nación para realizar negocios, según ciertos factores que son tomados en cuenta al momento de calcular a los 190 países involucrados. A raíz de los análisis de competitividad del famoso informe en donde se advirtió en la economía chilena un bajo desempeño durante el gobierno socialista de Michelle Bachelet, se inició una tormenta que terminó con la renuncia del Jefe del Banco Nacional, Paul Romer.

Jim Yong Kim, el presidente del Banco Mundial, sin dar muchas explicaciones declaró en prensa internacional la renuncia de Romer y la búsqueda abierta de un nuevo jefe para el cargo. El conflicto fue el siguiente. En un principio, Romer especuló que el Banco Mundial juzgó con sesgo al gobierno chileno desatando un conflicto mayor, a pesar que se retractara días después arguyendo lo fehaciente del informe.

El ranking global aborda el plano de las ventajas y desventajas para hacer inversiones de ciertos países con respecto a otros, de ahí lo delicado de las declaraciones, porque de los informes -cuya influencia es polémica- dependen tanto el sistema económico de las naciones, como los inversionistas que se sirven del ranking como una brújula.

Las deficiencias del listado global se han manifestado en forma de críticas en varias oportunidades por distintas naciones y especialistas a causa de la ausencia de ciertos aspectos que no se deben tomar en cuenta, como por ejemplo, infraestructuras, seguridad, corrupción y servicios.  Incluso, un equipo de especialistas emitió una propuesta hace 4 años sobre la posibilidad que anularan el ranking global para que abandone su condición influyente en la macroestructura política.

Sin embargo, Romer, luego de su salida emitió en prensa internacional: “Quiero disculparme personalmente con Chile y con cualquier otro país en el que transmitimos una impresión equivocada”. Se ha repetido en varios ocasiones que el economista regresará a su antiguo trabajo como profesor en la Universidad de Nueva York, en donde abriga un prestigio importante como catedrático y especialista en economía internacional.

Redacción: GerenteChileno.com